No hace falta vivir en el campo, tampoco tener un gran espacio. Cada vez somos más quienes nos animamos a cultivar nuestros propios vegetales en casa. Hacer una huerta urbana puede parecer complicado, hay muchas cosas a tener en cuenta y a veces es fácil perderse.

¿Cómo hacer una huerta urbana en casa?, ¿Qué plantas se pueden cultivar? 

No te preocupes aquí te enseñamos como dar tus primeros pasos en el mundo de la agricultura urbana.

¿Dime, qué características tiene el espacio donde deseas tener tu huerta?

¿Zona blanda o zona dura?

Puedes tener una zona blanda o una zona dura, una zona blanda hace alusión a terrenos o áreas de suelo en tierra como antejardines, patios o lotes; caso contrario, cuando el suelo está cubierto por escombros, cemento, ladrillos o madera hablamos de una zona dura. Si tienes una zona blanda, ya tienes bastante camino adelantado.

Para empezar, no te preguntes dónde se verán mejor las plantas, sino donde tendrán más posibilidades de crecer. De hecho, ve y párate en el lugar exacto, ¿dónde quieres poner tu huerto?.

Primero, mira el cielo … ¿Ves el Sol?

Para que crezcan la mayoría de los vegetales lo ideal es tener al menos seis horas de luz solar. Aunque si el lugar disponible recibe menos de seis horas al día todavía puedes intentarlo, solo debes tener cuidado qué tipo de hortalizas escoges para sembrar, ya que hay algunas como los tomates, berenjenas, pimentones, que requieren de mucha luz para producir frutos y podrían no funcionar.

OJO si la zona tiene mucho sol, tampoco es bueno, pues corres el riesgo de que se quemen las hojas de algunas plantas.

 Si quieres conocer nuestra recomendación de que hortalizas sembrar en tu ciudad consulta en Programa tu siembra.

Para el caso de zonas duras, lo primero que debes pensar es en el tipo de mesa de cultivo que te puede servir, las mesas de cultivo en general aportan un espacio para que puedas cultivar cualquier tipo de hortaliza o planta, aquí las agrupamos en 6 categorías:


1. Mesa de cultivo horizontal
2. Mesa de cultivo vertical 
3. Jardines y materas
4. Materas apilables
5. Mesa de cultivo ambientales 
6. Huerta colgante

 

MESA DE CULTIVO HORIZONTAL

MESA DE CULTIVO VERTICAL

JARDINERAS Y MATERAS

 huerta


Características:

· Espacio amplio o medio.

· Ideal para huertos establecidos en terrazas, patios o jardines.

 hurta


Características:

· Espacio reducido.

· Ideal para zonas pequeñas. Tener un huerto sin renunciar a nada de espacio.

 huertas



Características:

· Espacio flexible

· Ideal para principiantes, en espacios pequeños como balcones e interior.

MATERAS APILABLES

MESAS DE CULTIVO AMBIENTADAS

HUERTA COLGANTE

 


Características:

· Espacio reducido.

· Ideal para zonas pequeñas, en espacios pequeños como balcones o interior.




Características:
• Espacio medio o reducido.

• Ideal para interior, en sitios donde no es fácil acceder a la luz solar, posee luz led.

 



Características:

· Espacio reducido.

· Ideal para zonas pequeñas. Tener un huerto sin renunciar a nada de espacio.

Si aún no tienes una mesa de cultivo, visita nuestra Tienda (Clic aquí).

No creas que es solo tierra…

Así como el útero brinda al feto todos los nutrientes que necesita para nacer. Un sustrato es el medio sólido que da soporte a las plantas, éste puede ser de material orgánico, inorgánico o sintético; su función principal es la retener el agua y los nutrientes que aportan todo lo que las plantas necesitan para crecer. Los sustratos deben poseer las siguientes características:

• Ser ligeros, para permitirnos su manejo con facilidad y no sobrecargar nuestras terrazas o balcones.

• Tener una adecuada porosidad, que permita una buena aeración (circulación del aire que permita la respiración de las raíces) y retención de agua (que permita que se cree una reserva de agua en el sustrato a disposición de las raíces).

• Retener nutrientes fundamentales.

Estos 3 requisitos los cumplen los sustratos orgánicos compostados, como el vermicompost (residuo orgánico digerido por la lombriz de California), que actuará además como abono al aportar todos los nutrientes que necesita la planta.

Otro sustrato que no aporta muchos nutrientes pero que tiene algunas de las propiedades mencionadas (ligereza, aeración, retención de agua y retención de nutrientes) es la fibra de coco o la cascarilla de arroz.

Por ello puede ser interesante componer nuestro sustrato combinando uno que aporte buenas condiciones estructurales (fibra de coco) y otro que actúe como abono aportando los nutrientes y las propiedades de la materia orgánica (vermicompost).

Cuando la semilla está en proceso de germinación(nacimiento) requerirá de una mezcla de sustratos aproximada de: 70% vermicompost o un sustrato que aporte nutrientes, 20% de un sustrato que brinde aireación y 10% de un sustrato que aporte densidad como la tierra.

Y cuando esté en creciendo, este porcentaje será al revés: 70% tierra, 20% de un sustrato que brinde aireación y 10% de sustrato que aporte nutrientes.

Sabías que puedes cultivar sin necesidad de tierra, existen los cultivos hidropónicos. El cultivo hidropónico es aquel que prescinde totalmente de la tierra para cultivar los alimentos. Así, un huerto hidropónico funcionará con las raíces en suspensión y con soportes variados (sustratos) que pueden ir desde la corteza, hasta la grava o la espuma. A lo anterior, claro, se suma el agua que, en este caso, se acompaña de los nutrientes necesarios para que los cultivos prosperen.

¡Ni idea de donde conseguir los sustratos que necesitas para iniciar tu huerta!, conoce nuestra Tienda.

Por ello puede ser interesante componer nuestro sustrato combinando uno que aporte buenas condiciones estructurales (fibra de coco) y otro que actúe como abono aportando los nutrientes y las propiedades de la materia orgánica (vermicompost).

Cuando la semilla está en proceso de germinación(nacimiento) requerirá de una mezcla de sustratos aproximada de: 70% vermicompost o un sustrato que aporte nutrientes, 20% de un sustrato que brinde aireación y 10% de un sustrato que aporte densidad como la tierra.

Y cuando esté en creciendo, este porcentaje será al revés: 70% tierra, 20% de un sustrato que brinde aireación y 10% de sustrato que aporte nutrientes.

Sabias que puedes cultivar sin necesidad de tierra, existen los cultivos hidropónicos.
El cultivo hidropónico es aquel que prescinde totalmente de la tierra para cultivar los alimentos. Así, un huerto hidropónico funcionará con las raíces en suspensión y con soportes variados (sustratos) que pueden ir desde la corteza, hasta la grava o la espuma.

A lo anterior, claro, se suma el agua que, en este caso, se acompaña de los nutrientes necesarios para que los cultivos prosperen.

¡Ni idea de donde conseguir los sustratos que necesitas para iniciar tu huerta!, conoce nuestra Tienda (Clic aquí).

Si no eres un experto y quieres ver resultados más rápido,
quizás lo mejor sería sembrar plántulas en vez de utilizar semillas.

La plántula es un término que se emplea para nombrar a las primeras etapas de desarrollo de la planta, desde que germina la semilla hasta que adquiere sus primeras hojas verdaderas.

Para garantizar un mejor crecimiento, se realiza este periodo de crecimiento en condiciones controladas, colocando las semillas dentro de bandejas de germinación o semilleros.

¿Por qué sembrar en bandejas de germinación?

Algunas de las ventajas de producir plántulas en semilleros son:
• Permite comenzar a sembrar antes de tener listo el terreno definitivo.
• Se tienen condiciones de temperatura y humedad controladas para la germinación y desarrollo de la plántula.
• Se puede controlar su crecimiento.
• Hay un mejor control de amenazas como plagas, enfermedades y condiciones climáticas adversas.
• Se pueden tener plántulas del mismo tamaño para reponer alguna que haya sufrido algún daño y una producción más uniforme.
• Se reduce el tiempo de permanencia en la tierra de cultivo definitiva.
• Hay una mayor precocidad de la planta.

Pero, principalmente, al emplear correctamente los semilleros, se pueden obtener plántulas sanas y vigorosas con un sistema radicular bien desarrollado, con hojas de buen color y tamaño, libre de plagas, tolerante al clima y con un tamaño y desarrollo homogéneo.

¿Qué se necesita?
Para producir plántulas se necesitan bandejas de plástico desinfectadas (bandejas de germinación), un buen control fitosanitario antes, durante y después de la siembra, garantizar que el agua de riego está limpia, y un control de temperatura y humedad.

¿Qué hago cuando tengo la plántula?
A la hora de sembrar las plántulas, haz un agujero lo suficientemente grande en tu huerta; saca la plántula del semillero, teniendo cuidado de no estropear las raíces y procede a trasplantar la plántula en el agujero, después presiona ligeramente el sustrato de alrededor de la planta y riega con una regadera.

Para tener en cuenta


Es bueno que sepas, que no todas las hortalizas necesitan de semilleros, ejemplo de ello son la papa, la papa criolla, la zanahoria, pues estas semillas se cultivan directamente en el sitio donde van a permanecer hasta su cosecha.
Si quieres conocer nuestra recomendación de que hortalizas sembrar en tu ciudad consulta en Programa tu siembra (Clic aquí)

¿Necesitas semillas o quieres plántulas?, visita nuestra Tienda (Clic aquí).

No todas las plantas requieren de la misma cantidad de agua ni se les puede regar de la misma forma.

Unas precisan que se les rocíe las hojas y otras que solo se rieguen las raíces. Por ejemplo, los tomates necesitan mucha agua, pero les gusta estar un poco secos entre riego y riego.

Si no dispones de mucho tiempo para hacer el riego, quizás te convenga instalar un sistema de riego por goteo, así sabrás cuándo empieza y termina la irrigación.

Otro punto que hay que tener en cuenta es la época del año, pues dependiendo de los niveles de humedad y la temperatura en el ambiente las plantas necesitan de más o menos agua.

No solo del agua viven las plantas. Necesitan fertilizantes.

Los más recomendados son los fertilizantes balanceados, pues son buenos tanto para las flores como para los vegetales.

Estos fertilizantes se les conocen como abonos NPK y tienen nitrógeno, fósforo y potasio. Estos son los tres compuestos que deben estar presentes en la tierra para que las plantas se alimenten y construyan sus tejidos. Otro compuesto indispensable es el carbono, y hoy en día lo tenemos de sobra en el aire de las ciudades.

Recuerda que en nuestra tienda puedes encontrar los fertilizantes que necesites.

Las plantas tendrán visitantes; todo es cuestión de saber detectar a tiempo si se trata de amigos o enemigos. Los pulgones, insectos de la familia de los hemípteros, son una mala señal. Estos animalitos son unos parásitos que pueden acabar con tu proyecto verde.

Las mariquitas o las abejas son tus mejores aliados.

Uno de los platos favoritos de las mariquitas son estos pulgones, así que son excelentes insecticidas naturales.

El objetivo de la huerta no es obtener una gran producción lo más rápido posible, por eso no es necesario explotar la tierra hasta agotarla, usar pesticidas sintéticos ni fertilizar las plantas hasta el límite de lo saludable.

Lo bonito es montar un huerto ecológico y sostenible, favorecer la biodiversidad combinando especies que se complementen entre sí para mantener la cosecha libre de plagas y el suelo vivo, rico y en equilibrio. Aquí puedes encontrar una lista de insecticidas naturales. (Clic aquí)

Por último, piensa en lo que quieres sembrar, empieza con lo que más te interese o guste, porque así aumentas las probabilidades de perseverar en el cultivo casero.

Una huerta es un pequeño mundo. Nunca dejará de sorprenderte y de desafiar tu ingenio.

Para organizar las tareas y apuntar los cambios en tu huerto año a año y así mejorar y corregir los posibles problemas lo ideal es tener un cuaderno de campo.

Para seguir aprendiendo no olvides visitar nuestro blog o echa ojo a nuestros eventos.


Los Huerteros recomiendan …

Contacto
311 856 98 36
Diagonal 52A No. 61 05 sur
Bogotá – Colombia
info@huerteros.com

Desarrollado por    logo Conocedor Digital